martes, 20 de abril de 2010

La Maquinola funciona (Gus Pedrosa)

Habrá veintipico de maneras de escribir este post. Podrá haber más de una versión de este hecho y eso es lo saludable. ¿La razón?. Es que en este nuevo almuerzo de La Orden de la Cucharita, convivieron admiradores de la obra de Don Manuel que piensan diferente pero que a la hora de decir presente, han estado allí junto al querido Maestro.

La convocatoria fue abierta y el momento que se vivió fue agradable. Cuando llegué al lugar ya había algunos chicos allí sentados y la cosa ya pintaba numerosa. Numerosa y acogedora, porque si algo tiene La Morada, es que es un lugar acogedor. Eso sí, la música por momentos estaba alta y eso impidió escuchar y escucharnos como hubiésemos querido.
Alrededor de la una llegó Don Manuel acompañado de Carlos Garaycochea. También asistieron Francisco Buzzo y Roberto Amor. Por el lado de los fans, han concurrido Marisa Catania, Silvana Banegas, Leandro Druger, Fabián Mullis, Gustavo Biancospino, Fabián Apólito, Gustavo Galván, Luis Ardouim, Jorge Fernández Torre, Jorge Vilá, Tulio Hernández, Néstor, el señor Ojeda, Marcelo D´angelo, Carlos Burgos, Rodo, Fernando Cei, Eduardo Escobar, y una presencia muy especial: Germán Sack.


Germán fue el creador de las páginas web pioneras en el mundo hijitutero, como El Gran Neurus o Papitus. La verdad, tenía muchas ganas de conocerlo, no pude hacerlo en el evento de Ciudadano Ilustre y fue reconfortante saber que había aceptado la invitación. Hablando con él, uno se da cuenta que es una persona sencilla, humilde y con muy buena onda. Ojalá siga concurriendo a estos eventos.

Germán Sack recibiendo su merecida cucharita.

No había llegado aún Don Manuel cuando llamó Rubén Carrera. Un muy buen gesto que hay que remarcar, él siempre está presente de alguna manera. Lo mismo hizo Omar Acosta. Y antes habían dejado sus saludos Carlos Carella, Magdalena Gómez y Rama. El lugar de Carlos lo ocupó un fan de la obra de Don Manuel, de apellido Ojeda, que nos hizo sonreír con ternura a todos por su propia emoción de conocer al padre de Trulalá.


Don Manuel, feliz como siempre en estos eventos.

Como siempre, un momento especial fue el de la entrega de la Cucharita con su correspondiente diploma. En este caso, los acreedores de dicho reconocimiento fueron Marisa Catania, Germán Sack y Gustavo Galván. Los tres muy merecidos, en el caso de Marisa su empuje ha sido clave para ideas y campañas, Germán además de ser un gran pionero, tiene un cúmulo de conocimientos que impacta, y Gustavo Galván viene luchando hace una bocha de años con mucha perseverancia en pos de rescatar material especial de la obra de Don Manuel.


Marisa Catania se llevó su merecida Cucharita y un hermoso diploma. El justo premio a una luchadora constante para que la obra de Don Manuel siga vigente.

Las empanadas de La Morada fueron testigos privilegiados de la reunión, eso sí, testigos efímeros ya que han durado menos tiempo que hincha de River en la popular de Boca. Con Gus Biancospino nos hemos hecho "fanas" de las rellenas con "calabresa". Altamente recomendables.
Luis Ardouim le regaló un hermoso Oaky a Don Manuel y además, llevó a su querido Larguirucho artesanal, que fue firmado por el gran Maestro con mucho cariño. En un momento, Larguirucho ocupó una silla en la mesa, formando un cuadro gracioso y peculiar.

Luis y su Larguirucho firmado por Don Manuel. Debajo, la reunión a full.

Fabián Apólito (un querido amigo que, me consta, ha intentado siempre calmar ánimos y con su frontalidad, en los últimos tiempos intentó apagar incendios en las internas, ése ha sido su gran desvelo, esto hay que remarcarlo), llevó llaveros y pines con las imágenes de Hijitus y Anteojito, además de regalarle un hermoso topo de su infancia a Marisa. Y como si eso fuera poco nos mostró el proyecto de libro Trulalalero que se viene; Jorge Vilá nos enseñó el libro de su amado Galaxer con una encuadernación muy piola; Tulio nos mostró su colección en un catálogo que daba ganas de saquear, como dice Marisa. Y además le regaló un hermoso Anteojito a Don Manuel. A Leandro casi le tapo la cara en una foto sin darme cuenta, Toni Torres no pudo asistir porque fue papá, Eduardo Escobar parecía un nene feliz por haber visto a Don Manuel, y lo importante, pudimos conocer a un miembro del Club Hijitus que da la sensación de ser un muy buen tipo.


Me siento muy orgulloso de mi amiga Marisa Catania. Felicitaciones por el premio flaca!!!


Quedan más anécdotas, chistes internos y sobre todo, un clima de respeto que fue elogiable. Un puntapié inicial para estar todos encauzados en proyectos similares, aún con diferentes criterios, pero que al unirnos, da la sensación que multiplicamos fuerzas y somos imparables. Eso es lo que necesita la Editorial para que termine de resurgir de una vez por todas. Todo ese esfuerzo desembocará seguramente en nuevos productos y, se sabe, lo que realiza Don Manuel siempre lleva cariño a cada carita, a cada oído infantil que llegue.
Le voy a robar a Jorge Fernández Torre una frase que me dijo antes de irse y que da título a este post: "La máquina funciona".
Y llegará, decididamente, a muy buen puerto.

Gus

http://elshowdelavida-gus.blogspot.com/2010/04/la-maquina-funciona.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada