miércoles, 23 de septiembre de 2009

García Ferré: dibujante, cineasta, ciudadano ilustre y porteño de alma

El creador de Hijitus, Anteojito y otros seres inolvidables, premiado por su trayectoria.



PLACA. SANTILLI, GARCIA FERRE, INGARAMO Y URDAPILLETA, EN LA CEREMONIA.


Trulalá, el lugar imaginario donde transcurren las aventuras de Hijitus, está de fiesta. A punto de cumplir 80, Manuel García Ferré ayer fue nombrado ciudadano ilustre de Buenos Aires. La distinción le fue entregada en la Legislatura, donde recibió un diploma y una placa en reconocimiento a su trayectoria, que incluyó la creación de personajes como Anteojito, Antifaz o la bruja Cachavacha. Pocas veces se vio tanta gente en el Salón Dorado. "Estoy muy agradecido, porque soy porteño de alma", dijo el dibujante, rodeado por su familia.

García Ferré nació en Almería, España, y llegó a la Argentina en 1947. "Venía de una ciudad de provincia y cuando bajé del barco, Buenos Aires me pareció enorme. Me sentía perdido". De su experiencia como inmigrante surgió Pi Pío, su primer personaje. "Como padre de sus criaturas, uno los quiere a todos igual -explicó-. Pero con Pi Pío empecé, abriéndome camino humildemente. De una dificultad, Pi Pío hizo una virtud: nació y le quedó el cascarón en el cuello, pero él se lo dejó como una caparazón, con la que va caminando por la vida como un vagabundo, resolviendo entuertos".

"Le debemos a García Ferré nuestras primeras gotas de adrenalina, ya que sus creaciones han sido una pieza clave de la felicidad en nuestra infancia", dijo el diputado Gerardo Ingaramo (PRO), autor del proyecto de declaración, al darle la distinción. "García Ferré es un vivo ejemplo de que no dejamos de jugar cuando envejecemos, sino que envejecemos porque dejamos de jugar", afirmó el periodista Horacio de Dios, que durante el acto mantuvo una conversación pública con el dibujante. El editor de la revista Anteojito recordó cuando, de joven, lo rechazaron de un trabajo por decir que soñaba despierto. "En ese momento sentí un fracaso, pero después me di cuenta que es tan lindo tener ilusiones", confió.

Además de sus dibujos en gráfica, García Ferré creó películas animadas, como Manuelita, que llevó 2.300.000 espectadores al cine y, en 1999, fue enviada para representar a la Argentina en los premios Oscar.

Ahora, Manuel García Ferré está escribiendo un libro sobre Buenos Aires y otro sobre Hijitus. Ayer reveló el secreto de los superpoderes de su personaje, que se convierte en Superhijitus al atravesar su sombrero: "Vienen de su bondad: la bondad te puede dar poderes mágicos en la lucha por la vida. Y ganarse la confianza de los demás y que te quieran vale más que cualquier dinero". w

http://www.clarin.com/diario/2009/09/23/laciudad/h-02004360.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada